octubre 29, 2020

La Manzana, danza que desarrolla una arquitectura coreográfica a partir del silencio

El artista refiere que según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el 2014 había en el país más de 2.4 millones de personas con discapacidad auditiva, mientras que en 2016 la cifra llegó a más de 5 millones, no obstante, son pocas las opciones escénicas para ellos, por lo que la Compañía Ciudad Interior se dio a la tarea de hacer danza contemporánea para gente con discapacidad auditiva a través del lenguaje de señas y de teatro corporal.

En el proyecto, que forma parte de Côdigo Paralingûa, los artistas escénicos comenzaron a elaborar una bitácora para dejar un documento para el futuro, al trabajar lo que consideran un laboratorio de investigación corporal a través de danza contemporánea y lengua de señas.

“De aquí viene la idea de crear un lenguaje particular, un lenguaje no inclusivo en el sentido político, sino de nosotros incluirnos en este tipo de grupos, porque creo que carecemos de sensibilidad y de percepción total, como por ejemplo las personas sordas que tienen más percepción visual, te miran de frente, son más honestos, son directos, esto ha sido un aprendizaje muy bueno”, asegura.

En el Côdigo Paralingûa fue ganador del Programa Federal de Apoyo a Grupos Artísticos Profesionales de Artes Escénicas México en Escena 2018, lo que llevó al desarrollo de La Manzana, antología de movimiento a través del pensamiento, la imagen y el concepto.