noviembre 27, 2020

Una elección sobre la democracia contra el autoritarismo: Bernie Sanders

El supuesto derecho sagrado democrático de votar en este país culminó hoy sin que nadie pueda garantizar que los votos cuenten, en un clima donde un presidente no descarta un tipo de auto-golpe si no gana en las urnas, y millones, en una ola multiracial que es cara del futuro del país, tratando de rescatar lo que queda de esta democracia de las garras de un proyecto populista derechista que nunca ha gobernado con el apoyo de una mayoría.

Millones de personas se formaron en filas alrededor del país, algunos sin mascarillas, una de ellas la primera dama Melania votando -se supone- por su marido. Fieles de Donald Trump repitieron las mil falsedades, teorías de conspiración y negación de la ciencia que expresa sin cesar su líder, y si esos argumentos no funcionan siempre hay la de la intervención divina, como comentó una mujer: “Dios lo puso en la Casa Blanca y aún tiene más que hacer”. Otros repitieron la razón por la cual votaron por él la primera vez en 2016: estaban hartos de la cúpula política de ambos partidos en Washington.

Mientras tanto, aparentemente atreviéndose a desobedecer las órdenes divinas, otros se formaban para depositar sus votos por los demócratas, pero vale subrayar que muchos, tal vez una mayoría, no estaban votando por el candidato demócrata Joe Biden, sino en contra del ocupante de la Casa Blanca, ya que más que nada, esta elección se convirtió en un referéndum sobre Trump. 

Unos dos tercios de los votantes expresaron que su opinión de Trump, buena o mala, fue lo que motivo su votos, según un sondeo de Ap. Un 63 por ciento opina que el país procede en una dirección errónea.

El clima fue una combinación de esperanza, ira y temor, algo que se expresaba en las filas de las casillas y en entrevistas con un amplio abanico de votantes durante los últimos días. Algunos comentaban que pensaban que el “futuro de la democracia” estaba en juego,

El ex candidato presidencial, el senador Bernie Sanders, reiteró: “ésta no es solo una elección entre Trump y Biden. Ésta es una elección sobre la democracia contra el autoritarismo y la democracia tiene que ganar y la primera manera de lograr eso es salir a votar en números abrumadores y derrotar a Trump -el presidente más peligroso en la historia estadunidense”.