Los ganadores de medallas recibirán becas mensuales de 40 mil pesos

El reconocimiento por su actuación histórica en los Juegos Panamericanos Lima 2019 se hizo tangible para los 544 atletas y 168 entrenadores con cuantiosos incentivos económicos que les destinó el presidente Andrés Manuel López Obrador con fondos del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado.

No queremos nosotros colgarnos ninguna medalla, porque el esfuerzo es de ustedes y de sus familias, de sus entrenadores, manifestó el mandatario ante los cientos de deportistas, técnicos y federativos que asistieron a la entrega de los cheques en Palacio Nacional, donde el ovacionado fue el empresario Carlos Bremer, quien compró la casa de Zhenli Ye Gon, de la cual se produjeron los fondos.

Una que otra rechifla se escuchó antes de que el Presidente llegara a la cita media hora después de lo acordado, pues había asistido al deportivo de la Alianza de Tranviarios para felicitar al equipo de la Secretaría de Marina que ganó la Serie de beisbol amateur de la Ciudad de México.

López Obrador empezó por reconocer los resultados de la delegación mexicana en la justa continental, el mejor desempeño fuera del país al ubicarse en el tercer puesto del medallero, debajo de Estados Unidos y Brasil, con 37 medallas de oro, 36 de plata y 63 de bronce, un total de 136.

El gobierno está en la retaguardia, no ha sabido estar en la vanguardia promoviendo el deporte. Pero pensamos que iba a ser importante hacerles un reconocimiento y destinar lo que se iba a obtener por la venta de una residencia que se confiscó a una persona dedicada a la delincuencia, asentó y puso en contexto que los fondos procedentes de lo requisado al crimen organizado se destinaron en este caso al deporte, al igual que otras partidas obtenidas de subastas han servido para ayudar a comunidades pobres en la montaña de Guerrero y municipios de Oaxaca.

Y mientras ustedes estaban en la competencia se decidió que la última subasta se utilizaría para que recibieran una recompensa, un reconocimiento, un apoyo por el esfuerzo, para empezar el gobierno a pagar la deuda que tiene con ustedes, para ponernos al corriente, que yo espero que hacia adelante ya estemos parejos y no les quedemos a deber nada, explicó López Obrador ante los rostros de satisfacción del gremio deportivo, que estalló con aplausos y porras cuando mencionó a Carlos Bremer como el comprador de la casa.

Por eso, muy bien merecido el aplauso, la ovación, al señor Bremer, dijo, al tiempo que el empresario le reviró el elogio: Pero la iniciativa fue histórica, acotó, mientras recargó su cabeza en el hombro del Presidente.

En declaración posterior, Bremer comentó que podría revender la casa para seguir ayudando al deporte y en específico a los que vayan a Tokio, y aclaró que el abogado de Ye Gon debe hablar con el gobierno, porque es con el que tiene el problema.

Descartó haber recibido amenazas, quizá indirectas. Si esto es lo último que hago en mi vida me voy contento y no creo que me amenacen porque lo único que estamos haciendo es ayudar a México. Vergüenza les debía de dar.

El empresario comentó que no quería conocer la casa hasta disfrutar este momento. Tan emocionado estaba que les propuso a los atletas una improvisada fiesta en el inmueble de Las Lomas de Chapultepec para festejarlo, pero todo quedó en broma.

Como lo había anunciado el Presidente el último día de los Panamericanos, el domingo pasado, todos los atletas y entrenadores participantes en Lima recibirán 20 mil pesos mensuales por un año, en total 240 mil pesos que les fueron entregados en una sola exhibición. Ayer les dieron los primeros cheques, cuya dispersión de fondos iniciará este viernes.

Los ganadores de medallas recibirán becas mensuales de 40 mil pesos por la presea de oro, 35 mil por plata y 25 mil por bronce.

Por ejemplo, quienes se colgaron presea de oro sumarán 720 mil pesos en un año. Los primeros cheques entregados ayer para los de oro fueron de 280 mil, pues solo incluyeron la primera mensualidad de los incentivos por medalla. El resto de las becas mensuales serán entregados a través de la Secretaría de Educación Pública.

Mientras algunos trataban de hacer cuentas aún con incredulidad, otros deportistas ya tenían cierto el destino que le darán a estos beneficios, como la tiradora Alejandra Zavala, al asegurar que utilizará el dinero en su preparación y lanzó: Yo recomendaría a mis compañeros que se administren, porque nunca se sabe cuándo va a hacer falta.