La pintora Rina Lazo recibe homenaje por su legado al muralismo mexicano

La artista, quien eligió a México como segunda patria, inició su trayectoria en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda del INBAL en la cual tuvo como profesores a Carlos Orozco Romero, Jesús Guerrero Galván, Alfredo Zalce, Federico Cantú y Manuel Rodríguez Lozano, pero fue Diego Rivera su principal maestro.

En 1946 fue asistente de Diego Rivera durante el proceso de creación de uno de sus murales más importantes: Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, el cual se encuentra en el Museo Mural Diego Rivera del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

Lazo refirió en alguna ocasión que entre las enseñanzas que le dejó Rivera se encuentra el hecho de que la composición no puede ser arbitrariamente escogida, sino que debe expresar el tema en su geometría, lo que tomó como base para sus trabajos.

Asimismo, reconoció haber enriquecido los conocimientos heredados por Diego Rivera mediante búsquedas y vivencias para penetrar en lo humano con raíces en las culturas prehispánicas.

Realizó reproducciones de murales precolombinos de Bonampak, uno de los cuales se ubica en el Museo Nacional de Antropología, a solicitud de Pedro Ramírez Vázquez.