noviembre 27, 2020

Barcelona se olvidó de la crisis extra cancha para vencer 2-0 a la Juventus

Por primera vez en la historia en Turín, triunfo que le permitió tomar el liderato en solitario del Grupo G de la Liga de Campeones.

Un gol del francés Ousmane Dembélé (14) abrió el marcador, que cerró Leo Messi de penal (90+1) para afianzar al Barça en la punta de su llave, con tres puntos de ventaja sobre la Juve.

El equipo azulgrana supo abstraerse de los problemas institucionales del club, tras la dimisión el martes del presidente Josep Maria Bartomeu, para derrotar a Juventus, lastrada por sus bajas en defensa y que acabó con 10 hombres en la cancha por la expulsión de Merih Demiral por doble amonestación (85).

El equipo italiano tampoco tuvo en el terreno de juego al goleador portugués Cristiano Ronaldo, quien de nueva cuenta dio positivo al Covid-19, dejando la responsabilidad en punta a un Álvaro Morata que vio cómo le anularon tres tantos por fuera de juego (15, 30, 56).

La Vecchia Signora fue dominada por un Barça, que venía con ganas de reaccionar luego de perder el pasado fin de semana 3-1 en el clásico español contra el Real Madrid.

Hemos hecho un gran partido contra un equipo fuerte, generamos ocasiones de gol, debimos sentenciar mucho antes, pero estoy muy contento con el carácter del plantel y por la gran victoria, dijo el técnico Ronald Koeman.

El partido empezó con nerviosismo e imprecisiones por ambas partes, aunque el Barça estuvo cerca de tomar la ventaja pronto cuando Antoine Griezmann estrelló un balón en el palo (3).

Ousmane Dembélé estuvo muy activo por la banda derecha, cuando se fue hacia el centro, recortó en la frontal y soltó un zapatazo, que se alojó en la portería rival. La Juve aumentó el ritmo tras la pausa, cuando llegó el tercer tanto de Morata anulado por el videoarbitraje por un ajustado fuera de juego.

La expulsión de Demiral terminó de desarmar a los italianos, que sufrieron la puntilla cuando sobre la campana, Federico Bernardeschi derribó en el área a Ansu Fati, en una acción sancionada con penal, que marcó Messi para cerrar el 2-0.

En Turquía, Moise Kean firmó un doblete para que el París Saint-Germain se impusiera 2-0 al Basaksehir, aunque el club francés perdió a Neymar por una lesión inguinal. Kean anotó a los 64 y 79 minutos para darle la victoria a un PSG que sufrió varias complicaciones, pero pudo enderezar el rumbo tras perder de local ante el Manchester United en la primera fecha.

Apenas un puñado de espectadores presenció el partido en Estambul debido a las restricciones para frenar el coronavirus.

En el otro encuentro del Grupo H, el Manchester United aplastó 5-0 al Leipzig, con un triplete del suplente Marcus Rashford. La victoria permitió a los Red Devils tomar la cima del sector, seguido por el cuadro alemán y el PSG.

Con apenas media hora en la cancha, Rashford anotó tres tantos (75, 78 y 90+2), en una goleada que completaron Mason Greenwood (21) y el francés Anthony Martial de penal (87).

Con unos once mil aficionados en las gradas, el Chelsea goleó 4-0 a Krasnodar para estropear el debut del equipo ruso como local.

El arquero de Krasnodar Matvei Safonov dejó escabullirse un remate de Callum Hudson-Odoi y Chelsea se adelantó a los 37 minutos. Timo Werner (76, de penal), Hakim Ziyech (79) y Christian Pulisic (90) completaron el marcador en la segunda parte.